Valijas, viajes y rutas: Parada 2 llegamos a Copacabana

Copacabana es uno de los poblados más bonitos de Bolivia, ubicada en el departamento de La Paz, a 155 kilómetros de la capital, es la ciudad del lago desde donde se la mire. El color azul del Titicaca nos asombra por su grandeza y matiz que a ratos se confunde con el cielo despejado que el verano nos ofrece.

Si tu presupuesto lo permite, la mejor opción es alojarse en un hotel con vista al lago, los colores del amanecer y la caída del sol compensarán el precio de la habitación, a pesar de que Bolivia es muy barato (en comparación con los precios de Ecuador), es decir de $20 a $25 USD por habitación doble. Aunque, alejados de la calle principal, se pueden encontrar hoteles más caros, pero la vista siempre será mejor. Una buena recomendación es el hotel Estelar, pese a que los servicios básicos no son constantes en Copacabana, este hotel cumple con las características de un tres estrellas.

En la mañana partimos para la Isla del Sol y la Isla de la Luna, llama la atención la organización del turismo comunitario, las lanchas parten a las 8h30 y 13h30; si estás con tiempo para disfrutar del paisaje lo mejor es que escojas el tour full day por 25 bolivianos (casi $ 3.5 USD.)

 

La lancha sale desde el puerto de Copacabana a las 8h30 pero los tiempos en Bolivia son más largos, entonces te embarcas a las 9h00 o 9h15. Durante el trayecto es buena idea relajarse con el frio y observar Copacabana desde otro ángulo, la majestuosidad del Titicaca y los picos nevados. Casi a las 11h00 llegamos a la Isla de la Luna donde compramos un ticket para ingresar al sitio arqueológico. Por 10 bolivianos te paseas por el Palacio de las Vírgenes “IñaqUyu” o Casa de las Escogidas Vírgenes del Sol, donde se dice se realizaban sacrificios. Es curioso observar como visitantes locales llegan a esta isla para dejar sus ofrendas a la Pachamana, mientras recorremos las ruinas no es de asombro encontrase con varias apachitas en el suelo o en las urnas, que pareciera fueron construidas para este fin.

 

Después de una hora la misma lancha nos espera para ir hasta la Isla del Sol, a 30 minutos de la Isla de la Luna. Son casi las 13h00 y es buena idea almorzar en un restaurante con terraza, deleitarse con el paisaje y el calor del sol es un placer. La Isla del Sol es la protagonista de la mítica de la leyenda de Manco Capac y Mama Ocllo, esposos e hijos del sol, quienes emergieron de las espumas del TIticaca en búsqueda de la capital del imperio Inca. Considerada un lugar sagrado, es la isla más visitada y la más grande del lago, la parte norte ofrece senderos de 3 a 4 horas para visitar la Chincana, el lado sur ofrece varias opciones de hospedaje, restaurantes. También se puede conocer Templo Pilkokaina y la Fuente de Vida a la cual se accede desde las escalinatas de piedra cerca al muelle. Son casi las 16h00 y en el muelle de nos espera la lancha llevará de vuelta hacia Copacabana. Lo interesante de todo el trayecto la comunidad controla la dinámica del turismo, el buen trato y mantenimiento de los espacios se debe a la exitosa organización de la población local .

La Bahía de Copacabana es un sitio ritual frecuentado por la devoción a la Virgen de Copacabana, miles de devotos llegan hasta El Calvario para realizar la peregrinación hacia la cima del cerro, las escalinatas de piedra nos conducen a las 14 estaciones del Viacrucis. En el trayecto encontramos ventas ambulantes de comida y alasitas, que son miniaturas de casas, autos, maletas de viaje, electrodomésticos y terrenos, empleados para rituales de fortuna. Los ritos son variados y están acompañados de comida, cerveza, flores en una mezcla de devociones prehispánicas y católicas, compartidas con el núcleo familiar . Por ejemplo, para obtener un terreno se realiza una ceremonia de venta, se delimita el espacio y se coloca una casita, un auto, petardos, oraciones y flores. Ya en la cima del cerro, la vista del Titicaca, Copacabana y sus alrededores compensan la larga y agitada caminata, considerando que subir gradas  a 3.840 msnm siempre es un reto.

Bajamos del cerro y caminamos hasta la Basílica de Nuestra Señora de Copacabana, dicha devoción es una de las más reconocidas y antiguas de la región. En la parte exterior del templo una feria al aire libre exhibe adornos de colores, cintas, flores y girnaldas para la “bendición de las movilidades”, que es una de las fiestas religiosas de mayor concurrencia, en la que decenas de autos de Bolivia y Perú son bendecidos en medio de oraciones agua bendita y coloridos adornos. Visitar la basílica es maravillarse con el esplendor del oro, la madera tallada y el pan de oro de sus retablos.

En la tarde nos despedimos de Copacabana para partir hacia La Paz…

Anuncios

Valijas, viajes y rutas: Parada 1 Conociendo el Titicaca

El equipo de ClickUio, emprendió un viaje de aventuras al corazón de los Andes, nuestra meta, la Ruta de la Muerte en Bolivia, la cima de la Montaña Machupicchu y otros lugares maravillosos. Acompáñennos en esta ruta fotográfica que ha sido para nosotras una experiencia inolvidable.

Conociendo el Titicaca

Imposible comprender Bolivia sin el Titicaca, sin el reflejo de la cordillera en sus aguas azules, sin el verde amarillo de los pastizales cortados por la carretera. En nuestra travesía, tuvimos la suerte de encontrarnos con el majestuoso lago apenas entraba el amanecer, llegamos a Puno y al bajar del bus, entre el frío y el mareo del viaje, el sol apareció bordeando las aguas del Titicaca. No he visto mayor espectáculo natural, el cielo se vuelve fuego, el agua rojiza y el horizonte se pierde a la vista, con tal suerte que pestañear se hace difícil.

Nuestro viaje no comienza aquí, pero desde este punto iniciaremos esta serie de artículos, para comentar con ustedes las experiencias de esta gira fotográfica. Tendremos varias entradas para que recorran con nosotras Puno, Copacabana, Machupicchu, La Paz, Cusco, entre otros lugares espectaculares.

Partimos desde Cusco a las diez de la noche esperando llegar aproximadamente al medio día a La Paz, sin embargo, los tiempos son más difíciles de lo que pensamos o estamos acostumbrados. A lo largo de este y otros artículos sobre nuestro viaje, les iremos dando recomendaciones, costos y tips para que quienes quieran hacer esta ruta, no tengan inconveniente y sepan perfectamente cómo llegar a su destino.

 

Es importante saber que las empresas de transporte turístico terrestre son, en su mayoría, bastante buenas, pero Cruz del Sur es la mejor, aunque no entra a Bolivia. De todos modos cualquiera que tomemos nos llevará solo hasta Copacabana, donde es necesario hacer un cambio de bus por uno más pequeño. Por 20 dólares, se puede ir muy cómoda en el segundo piso, pero es mejor pagar diez dólares más y tomar el asiento cama, eso sí alejado del baño. Huayruro, es una buena compañía de transporte y ofrece una buena atención hasta La Paz, es recomendable.

 

Aproximadamente a las 5:20 de la mañana, el transporte para en Puno durante una hora para desayunar y hacer la limpieza del bus, pero lo mejor es que es el momento perfecto para sacar unas fotos del amanecer al pie del lago. Desde allí en adelante, el Titicaca es un compañero inseparable en nuestro viaje, pues la carretera bordea todo el lago hasta la frontera con Bolivia. Ya en la mañana se pueden observar las montañas, y la majestuosidad del lago que es la fuente de vida y alimento de las comunidades cercanas a él.

 

En esta zona, el frio es constante así que lo mejor es llevar un pantalón térmico, un polar, una chompa de montaña y zapatos abrigados. Ayuda mucho llevar polainas o escarpines como los llaman en Cusco, guantes y un gorro o chullo para cubrir la cabeza y las orejas. La altura puede afectar por lo que masticar hojas de coca o tomar un buen mate eliminará cualquier indicio de soroche.

 

Recorrer esta parte de los Andes nos traslada a un escenario cargado de nuevos colores y nuevas sensaciones, pese al frío que entumece las manos, el sol es intenso y las nubes se separan unas de otras como algodones en el cielo azul. Todo se observa con texturas y planos de colores, completamente nuevos para nuestras miradas acostumbradas al paisaje urbano.

Luego de tres horas de bordear el Titicaca, llegamos a la frontera entre Perú y Bolivia, ahí es necesario bajar del bus para legalizar los documentos de viaje en migración de los dos países. Siempre van a decir que el trámite dura 20 minutos, pero todo depende de la cantidad de turistas que viajen en esta época y de lo que se demoren los departamentos de migración de cada país, pues muchos turistas no poseen sus papeles de entrada y deben pasar tiempo cancelando multas y renovando su ingreso. A 20 minutos de la frontera, llegamos a Copacabana uno de los sitios más hermosos de Bolivia y que será parte de una nueva entrada de nuestro blog.